«Te quiero». Un álbum ilustrado que te enamorará.

Aquella mañana...

El señor barbudo había estado en la cama con su dama.

Ocho minutos de ternura robados a un día vulgar y corriente.

Llegaba tarde.

Pero eso no tenía la menor importancia.

La señora de rosa daba cabezadas.

No había dormido, había tenido cosas mejores que hacer.

Pero eso no tenía la menor importancia.

volver